Autoridades iraníes se reunieron con el
responsable de la agencia de supervisión nuclear de Naciones Unidas, en un intento de preservar la capacidad del organismo para supervisar el programa atómico iraní, luego de que Teherán anunciara su plan de apagar las cámaras de vigilancia del OIEA en sus instalaciones.

Irán intenta presionar a Europa y al nuevo gobierno de Estados Unidos para reinstaurar su acuerdo nuclear de 2015, luego de que el expresidente Donald Trump retiró de forma unilateral a la Unión Americana del pacto en 2018,

El canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, que ayudó a forjar el acuerdo nuclear, dijo que las cámaras del Organismo Internacional de la Energía Atómica se apagarían pese a la visita de Rafael Grossi tras la aprobación de una ley en el parlamento.

Declaró a la televisora Presa TV que
“esto no es un plazo marcado para el mundo. Esto no es un ultimátum, es un asunto interno entre el parlamento y el gobierno”.

Precisó que “tenemos una democracia. Se supone que debemos aplicar las leyes del país. Y el parlamento aprobó una legislación, nos guste o no”.

Las declaraciones de Zarif implican el reconocimiento sobre los planes de Irán después de que dejara de cumplir el “Protocolo adicional”, un acuerdo confidencial entre Teherán y el OIEA incluido en el acuerdo nuclear.

El OIEA tiene protocolos adicionales con varios países a los que supervisa.
Según los términos en Irán, la agencia “recopila y analiza cientos de miles de imágenes capturadas a diario por sus sofisticadas cámaras de vigilancia”, indicó el OIEA en 2017. También dijo haber colocado “2.000 sellos a prueba de modificaciones sobre material y equipamiento nuclear”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here