La función de los órganos constitucionales autónomos no puede quedar sujeta a ningún poder público, coincidieron representantes del INAI, el INE, el INEGI y la UNAM durante el foro Instituciones Autónomas de México, convocado por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales.

El Comisionado Adrián Alcalá Méndez afirmó que “el camino que se ha recorrido para que el INAI sea un referente nacional e internacional en la materia, no debe ser minado con propuestas que lastimen lo que hasta ahora se ha obtenido. El INAI es uno de los grandes logros institucionales que tiene México, debido a todos los sectores que se han involucrado en su consolidación y así debe reconocerse”.

Al participar en la presentación del Cuaderno de Transparencia 30 “Autonomía de los órganos constitucionales”, de Enrique Uribe Arzate, el Comisionado del INAI enfatizó que “el INAI es clave para la vida democrática en México, forma parte de este entramado institucional de contrapesos necesarios para balancear el poder”.

A su vez, Uribe Arzate, autor de la obra, consideró que  “apostar por la pérdida de autonomía, por su sujeción, por su sometimiento a cualquiera de los 3 poderes clásicos del Estado, técnicamente es un retroceso para la vida democrática y el avance del país.

Los órganos constitucionales autónomos no deben estar sujetos ni a la coyuntura política ni a las cuestiones de orden transexenal”, advirtió.

Julio Santaella Castel, Presidente de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, señaló que los organismos autónomos juegan un papel muy importante en la vida democrática del país. Añadió que  “la autonomía constitucional del INEGI nos permite tener mayor fortaleza institucional, credibilidad en la institución, trabajar con criterios que son predominantemente técnicos y objetivos, sin interferencias políticas y, por supuesto, a partir de esto contribuir al desarrollo de nuestro país”.

Pedro Salazar Ugarte, Director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, planteó que los órganos autónomos, por naturaleza, son incómodos al poder político porque administran ámbitos de la gestión pública que, de alguna manera, le fueron sustraídos al gobierno.

Lorenzo Córdova Vianello, Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral, resaltó que los organismos constitucionales autónomos son el resultado de la lucha ciudadana para ampliar su control sobre el ejercicio discrecional del poder político y democratizar el mismo.

“El reto que advierto para los organismos constitucionales autónomos tiene que ver con reconfigurar su relación con la ciudadanía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here