El nuevo reporte de la organización Semáforo Delictivo confirma lo que previa;  2108 es el año más violento en los últimos 20 años en México, con un total de 28 mil 816 homicidios, lo que representa un aumento de 15% respecto al año anterior. 

El informe dado a conocer por dicha agrupación destaca que, el año pasado, 24 estados reportaron incrementos de homicidio, destacando Guanajuato (141%), Quintana Roo (113%), Jalisco (47%), Baja California (35%) y Nayarit con (32%), mientras que los estados con mayor reducción de homicidios fueron BCS (-73%), Sinaloa (-23%), Veracruz (-20%), Durango (-17%) y Colima (-12%).

Por otro lado, las entidades con mayores tasas de homicidio por cada 100 mil habitantes fueron Colima (82), Baja California (78), Guerrero (62), Chihuahua (48) y Guanajuato (44). En contraparte, las entidades con las menores tasas fueron Yucatán (2.2), Aguascalientes (5.7), Hidalgo (6.9), Campeche (7.4) y Coahuila (7.6).

La tasa mundial de homicidios es de 6.2 por cada 100 mil habitantes.

Asimismo, en diciembre pasado se reporta el semáforo rojo en homicidio con 2 mil 440 casos, ligeramente por encima del mes anterior y muy por encima de la media nacional. El último mes de 2018 también tuvo semáforo en rojo para los delitos de extorsión, narcomenudeo, robo de vehículo, robo a negocio y feminicidio, mientras que el resto de los delitos se ubican en amarillo.

De acuerdo con Semáforo Delictivo, se estima que el 80% de los homicidios son ejecuciones por el control territorial del mercado de drogas, lo que a decir de Santiago Roel, director del organismo, “es principal problema de violencia en México y la única manera de resolver esta tragedia es regulando drogas para quitarles el negocio a las mafias”

“Aunque MORENA ya presentó una iniciativa para la regulación de la cannabis, no vemos avance en el tema. Es urgente regular ésta y otras drogas, como lo proponen ellos mismos en el Plan de Paz y Seguridad”, agregó Roel

Añadió que “preocupa muchísimo que no se acabe de entender el tema por parte de la nueva administración y ahora además, se insista en la militarización de la Guardia Nacional, cuando la regulación de drogas es la manera correcta de combatir al crimen organizado y la única manera de regresar al ejército a los cuarteles.

El deterioro de la seguridad en México no es culpa de la policía, o de la pobreza, sino de un gobierno que insiste en políticas públicas de guerra”, insistió  Roel. 

Los resultados del 2018 de Semáforo Delictivo, muestran resultados mixtos. Hubo una disminución en los delitos de secuestro 15%, robo a casa 8%, lesiones dolosas 6% y robo a negocio 3%

 Y en contraste, hubo un incremento en ejecuciones 22%, homicidio 15%, feminicidio 13%, violación 8%, extorsión 6%, violencia familiar 5%  y robo de vehículos 1%

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here