Un retroceso en el plan de apertura de actividades tras un aumento en los contagios de COVID-19 en las últimas semanas, ha sido anunciado por el gobierno de Sao Paulo, el mayor estado de Brasil. La decisión fue oficializada por el gobernador Joao Doria en conferencia de prensa, un día después de las elecciones municipales en la capital paulista y 56 ciudades del país sudamericano.

El país vive un repunte de casos de Covid-19 en momentos en los que son 172 mil los muertos y los políticos ponen por delante sus campañas que la gravedad de la pandemia.

Sao Paulo alberga a más de 46 millones de personas y está en semáforo amarillo, por lo que comercios, bares y restaurantes deben limitar su capacidad al 40% y solo podrán operar hasta las 20 de la noche.

Los eventos con público de pie quedaron suspendidos, después de que los casos nuevos contabilizados en un periodo de 7 días alcanzaron un promedio de 34 mil 763 cada 24 horas, contra los 28 mil 477 contabilizados hace 2 semanas Los fallecimientos subieron de 486 a 521 en ese mismo lapso.

El presidente Jair Bolsonaro, insiste en impedir al consejo de científicos y expertos en salud restringir actividades por temor a que las restricciones golpeen aún más la economía

El gobernador Doria agregó que “con el claro aumento de la inestabilidad de la pandemia, el 100% de Sao Paulo volverá a la fase amarilla. Esa medida no cierra comercios ni restaurantes, pero es más restrictiva para evitar aglomeraciones y el aumento del contagio del COVID-19”.

El gobernador participó el domingo de los festejos de la elección de Bruno Covas, alcalde de la ciudad y aliado, en un lugar cerrado donde se aglomeraron varias decenas de personas. Las autoridades paulistas habían dicho antes de la elección que el incremento de casos era temporal o que se debía a una irregularidad estadística y negó una “segunda ola”.

En Río de Janeiro, otra de las ciudades duramente afectadas por el virus en Brasil, el deterioro de los indicadores genera preocupación, especialmente por la falta de camas de terapia intensiva. Tan solo el domingo, al menos 173 pacientes esperaban por una cama en hospitales públicos para recibir tratamiento médico por COVID-19, según datos de la alcaldía..

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here