El individuo identificado como Francois Camille Abello, de 65 años de edad, fue arrestado por la Policía de Indonesia y será acusado de abusar sexualmente de más de 300 niños. El pedófilo podría enfrentar la pena de muerte, cadena perpetua, o castración química, según lo establecido por las leyes indonesias.

En 2016, el presidente de Indonesia, Joko Widodo, endureció las condenas para los casos de abusos sexuales a menores, incluyendo la pena capital y la castración química. A los pederastas condenados se les obliga también a llevar dispositivos electrónicos de monitoreo tras las expiración de la pena

Medios locales apuntan que la detención del francés se produjo durante junio pasado en un hotel de Yakarta donde las autoridades encontraron a 2 niñas en su habitación.

El sujeto habría tenido encuentros sexuales ilegales con menores de entre 10 y 17 años a los que atraía mediante la oferta de trabajar como modelos, y la Policía encontró en su poder aparatos sexuales, preservativos y disfraces.

Más aún, los agentes encontraron una computadora y seis tarjetas de memoria digital que contenían fotos y videos que documentaban los abusos.

El jefe de Policía de Yakarta, Nana Sujana, señaló que “los que aceptaron tener relaciones sexuales con él recibían” el equivalente en rupias a 70 dólares, y señaló que “el sospechoso golpeaba, abofeteaba y pateaba a quienes no querían mantener relaciones sexuales”.

Abello cometía aparentemente los delitos solo, pues no se han encontrado pruebas de otras personas implicadas. El hombre tenía una visa de turista con la que ingresó y salió del país periódicamente desde 2015.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here