La Fiscalía General de Bolivia informó hace unas horas que 7 personas murieron durante los hechos violentos ocurridos tras más de 3 semanas de crisis derivada de los comicios presidenciales del 20 de octubre.

El Instituto de Investigaciones Forenses presentó un informe en el que señala que la mayoría de las víctimas fallecieron por proyectil de arma de fuego. Se trata de 2 personas muertas en La Paz, 2 en Santa Cruz y 3 en Cochabamba.

Las autoridades señalaron que se llevarán a cabo las investigaciones correspondientes para dar con los responsables, en tanto que la Defensoría de Bolivia dijo tener evidencia de la muerte de 4 personas en diversas manifestaciones, 3 de las cuales habrían fallecido por arma de fuego durante las intervenciones de las Fuerzas Armadas y la Policía.

Por otro lado, el Gobierno de Estados Unidos ordenó que los familiares de los funcionarios norteamericanos abandonen Bolivia ante los disturbios que forzaron la renuncia de Evo Morales y autorizó la salida del personal que no responde a las situaciones de emergencia.

El Departamento de Estado alertó a los ciudadanos a que se abstengan de viajar a ese país. De paso, actualizaron la advertencia de viajes a Bolivia, elevándola del nivel 3 (“Reconsiderar el viaje”) al nivel 4 (“No viajar”), que presupone la existencia de “una mayor probabilidad de riesgos para la vida”.

Asimismo, advierte que los vuelos domésticos e internacionales pueden ser cancelados o retrasados, y que moverse entre las ciudades bolivianas por carretera “es impedido con regularidad”, y agrega que “hay recurrentes manifestaciones, huelgas, bloqueos de carreteras en las principales ciudades de Bolivia”, disturbios que “bloquean el tráfico en las principales avenidas, carreteras entre ciudades y el acceso a los aeropuertos”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here