Los países han ignorado las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y como resultado el COVID-19 se ha extendido por el mundo y ahora se intensifica en el Sur Global, donde su impacto puede más devastador, advirtió el Secretario General de la ONU..

Durante la inauguración de la Asamblea Mundial de la Salud en la que participan los 194 Estados miembros de la Organización, el portugués Antonio Guterres recalcó que se necesita un esfuerzo masivo y combinado de todos los países para hacer frente a la pandemia de coronavirus que ha “puesto de rodillas” al mundo a pesar de los avances científicos y tecnológicos de las últimas décadas.

“Hemos visto algo de solidaridad, pero muy poca unidad, en nuestra respuesta al COVID-19. Los países han seguido diferentes y hasta contradictorias estrategias, y por eso estamos todos pagando el precio”, afirmó el Secretario General, quien reiteró su llamado para que más naciones aborden el impacto de la pandemia en la salud, así como sus consecuencias económicas y sociales. “A menos que controlemos la propagación del virus, la economía nunca se recuperará”.

Guterres recordó que se necesita apoyo que mantenga hogares a flote y  empresas solventes con énfasis en los más vulnerables como mujeres, personas mayores, niños y aquellos que ganan poco, precisando que “si bien los países desarrollados pueden hacer esto por sí mismos, debemos aumentar enormemente los recursos disponibles para el mundo en desarrollo.

El Secretario General dijo que “todos estamos pagando un precio muy alto y reiteró su pedido al grupo de naciones del G20 para que considere lanzar un paquete de estímulo equivalente a un porcentaje de dos dígitos del PIB mundial.

El titular de la ONU dijo que “la Organización Mundial de la Salud es irremplazable y necesita más recursos, particularmente para brindar apoyo a los países en desarrollo, lo que debe ser ahora nuestra mayor preocupación”.

Apuntó que proteger a los más vulnerables no es una cuestión de caridad o generosidad sino de interés propio, y advirtió que “el Norte Global no puede derrotar al COVID-19 al menos que el Sur Global lo derrote al mismo tiempo”.

Al reconocer los llamados de algunos países para investigar cómo la nueva amenaza de coronavirus se propagó tan rápidamente, el jefe de la ONU insistió en que era demasiado pronto para hacerlo. “Las lecciones aprendidas serán esenciales para abordar eficazmente desafíos similares que puedan surgir en el futuro, pero ahora no es ese momento. Ahora es el momento de la unidad, de que la comunidad internacional trabaje en solidaridad para detener este virus y sus devastadoras consecuencias. No podemos contemplar un futuro de miedo e inseguridad”. (Naciones Unidas)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here