La titular de la Secretaría de Gobernación Olga Sánchez Cordero, afirmó que el caso del exdirector general de Pemex, Emilio Lozoya Austin, no es una cacería de brujas sino la implementación del estado de derecho

La funcionaria federal rechazó que se trata de un “quiñazo” porque es una investigación que ya estaba en curso y destacó que el propio Raúl Cervantes, ex Procurador General de la República, dijo que el expediente estaba completo y que eso era una buena señal

Sánchez Cordero señaló que en México comienzan a aparecer algunas señales del caso de corrupción internacional Odebrecht, y destacó la importancia de respetar lo que las instancias de procuración e impartición de justicia determine

Subrayó que una característica de la cuarta transformación es la autonomía de los fiscales, tanto el federal como el de las diversas entidades federativas, y que ella misma en sus 5 años de experiencia en el poder judicial federal, busco autonomía, y ahora no intervendrá en las decisiones que se tome

Agregó que “si no empezamos a construir un estado de derecho con las diversas responsabilidades y competencias y las respetamos, no podemos avanzar estas eran investigaciones que ya estaban en curso pero tampoco como dice el presidente las vamos a pagar”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here