El expresidente chino de Interpol, Meng Hongwei, se declaró culpable de corrupción durante su juicio celebrado en Tianjin, al norte de China, tras ser acusado por un juzgado de aceptar sobornos por un valor de 2 millones de dólares.

Meng fue acusado por los jueces de haber “abusado de su autoridad” para ayudar a empresas y a particulares a obtener “ganancias ilegales” desde 2005 hasta 2017.

Hongwei, que además fue viceministro de Seguridad Pública en China, “mostró arrepentimiento” por haber aceptado los sobornos, indicó el Tribunal Popular Intermedio de n°1 de Tianjin en las redes sociales, donde también informó que “el veredicto será anunciado en una fecha posterior”.

El acusado tuvo hoy su primera aparición desde el 25 de septiembre del año pasado, cuando abordó un avión con destino a China, momento en que su familia dejó de tener contacto con él.

La televisión pública CCTV mostró a Meng Hongwei en el tribunal, donde la vista del caso duró media hora, rodeado de 2 policías, con cara de cansado y el pelo encanecido.

A comienzos de octubre de 2018, tras días de silencio, la Comisión Nacional de Supervisión, órgano anticorrupción chino, confirmó la detención del titular de Interpol.

Poco después, la entidad policial anunció la dimisión “con efecto inmediato” de su presidente, después de que él mismo renunciara al cargo en una carta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here