La evidencia actual sugiere que la COVID-19 se propaga entre las personas por contacto directo, indirecto (a través de objetos o superficies contaminadas), o por contacto cercano con personas infectadas a través de secreciones de la boca y la nariz.

Estas incluyen saliva, secreciones respiratorias o gotitas de secreción y se liberan de la boca o la nariz cuando una persona infectada tose, estornuda, habla o canta, por ejemplo. Las personas que están en contacto cercano con una persona infectada pueden contagiarse de COVID-19 cuando esas gotitas infecciosas entran en su boca, nariz u ojos.

Para evitar el contacto con estas gotas, es importante mantenerse al menos a un metro de distancia de otras personas, limpiarse las manos con frecuencia y cubrirse la boca con un pañuelo desechable o doblado al estornudar o toser. Cuando no es posible distanciarse físicamente, usar una mascarilla de tela es una medida importante para proteger a los demás. La limpieza de manos con frecuencia también es crítica.

Las personas con virus en nariz y garganta pueden dejar gotitas infectadas en objetos y superficies cuando estornudan, tosen o tocan superficies, como mesas, pomos de las puertas y pasamanos. Otras personas pueden infectarse al tocar estos objetos o superficies, y luego tocarse ojos, nariz o boca antes de lavarse las manos.

Esta es la razón por la cual es esencial lavarse bien las manos regularmente con agua y jabón o un producto desinfectante a base de alcohol, y limpiar las superficies regularmente.

Algunos procedimientos médicos como intubaciones y reanimaciones cardiopulmonares pueden producir gotitas muy pequeñas (llamadas núcleos de gotitas en aerosol o aerosoles) que pueden permanecer suspendidas en el aire por períodos más largos.

Cuando dichos procedimientos médicos se realizan en personas infectadas con COVID-19 en centros de salud, estos aerosoles pueden contener el virus.

Otros aerosoles pueden ser inhalados si no se está usando el equipo de protección personal adecuado. Por lo tanto, es esencial que los trabajadores de salud que realicen estos procedimientos médicos tomen medidas específicas de protección en el aire, incluido el uso de equipos de protección personal adecuados. No se deben permitir visitas en áreas donde se realizan tales procedimientos médicos.

Se han informado brotes de COVID-19 en algunos entornos cerrados, como restaurantes, clubes nocturnos, lugares de culto o lugares de trabajo donde las personas pueden estar gritando, hablando o cantando.

En estos brotes, no se puede descartar la transmisión de aerosoles, particularmente en lugares cerrados donde hay espacios abarrotados y con ventilación inadecuada donde las personas infectadas pasan largos períodos con los demás. Se necesitan más estudios para investigar tales casos y evaluar su importancia para transmisión de COVID-19.

Según lo que sabe la Organización Mundial de la Salud, la transmisión de COVID-19 se produce principalmente en personas cuando tienen síntomas, y también puede ocurrir justo antes de que desarrollen síntomas, cuando están cerca de otras personas durante períodos prolongados. Si bien alguien que nunca desarrolla síntomas también puede transmitir el virus a otros, no está claro en qué medida ocurre y se necesita más investigación en esta área.

Limitar el contacto con personas infectadas con COVID-19, lavarse las manos exhaustiva y frecuentemente y usar máscara cuando no se puede garantizar al menos 1 metro de distancia física, ayuda a romper las cadenas de transmisión.

Personas infectadas pueden transmitir el virus cuando tienen síntomas y cuando no tienen síntomas. Es por eso por lo que es importante que las personas infectadas sean identificadas mediante pruebas, aisladas y, según la gravedad de su enfermedad, reciban atención médica. Incluso las personas que confirmaron tener COVID-19 pero que no tienen síntomas deben aislarse para limitar su contacto con otros, medidas que rompen las cadenas de transmisión.

En. Ianto a la diferencia entre  personas asintomáticas o presintomaticas, es que asintomático se refiere a personas que están infectadas pero que nunca desarrollan síntomas durante el período de infección, mientras que pre-sintomático se refiere a personas infectadas que aún no han desarrollado síntomas pero que luego desarrollan síntomas.

Esta distinción es importante para las estrategias de salud pública para controlar la transmisión. Por ejemplo, los datos de laboratorio sugieren que las personas podrían ser más infecciosas en el momento en que desarrollan síntomas. Por lo tanto, en la guía de investigación de casos y seguimiento de contactos de la OMS, se recomienda que las personas sean consideradas “contactos” si tuvieron contacto con una persona infectada desde 2 días antes de que desarrollara síntomas.

La COVID-19 es una enfermedad nueva. Si bien cada día hay más información disponible, quedan muchas preguntas sobre la transmisión. Se está realizando un gran esfuerzo por parte de equipos de investigación y redes de todo el mundo para responder esas preguntas.

La Organización Mundial de la Salud y sus socios están trabajando para obtener una mejor comprensión sobre varias interrogantes:

Las diferentes rutas de transmisión, incluso a través de gotitas de diferentes tamaños, contacto físico, superficies y el papel de la transmisión en el aire en ausencia de procedimientos de generación de aerosoles;

la dosis de virus requerida para que ocurra la transmisión;

Características de personas y situaciones que facilitan eventos de contagio como los observados en algunos entornos cerrados;

Proporción de personas infectadas que permanecen asintomáticas durante el curso de su infección;

Proporción de personas verdaderamente asintomáticas que transmiten el virus a otros;

Factores específicos que impulsan la transmisión asintomática y presintomática; y proporción de todas las infecciones transmitidas por individuos asintomáticos y presintomáticos.

La agencia de salud de la ONU recomienda el siguiente conjunto de medidas individuales y para las autoridades para prevenir la propagación de COVID-19:

Limitar contacto cercano entre personas infecciosas y otros. Asegurarse de tener una distancia física de al menos 1 metro de los demás. En áreas donde circula COVID-19 y no se puede garantizar esta distancia, usar mascarilla.

Identificar a personas infectadas rápidamente para que sean  aisladas y atendidas, y todos sus contactos cercanos puedan ser puestos en cuarentena en las instalaciones apropiadas.

Limpiarse las manos y cubrir la tos y los estornudos con un pañuelo desechable o doblado en todo momento.

Evitar lugares abarrotados, lugares de contacto cercano y espacios confinados y cerrados con poca ventilación.

Asegurar una buena ventilación en entornos interiores, incluidos hogares y oficinas.

Quedarse en casa si tiene síntomas y llamar a su proveedor médico lo antes posible para determinar si se necesita atención médica.

En países o áreas donde circula COVID-19, los trabajadores de la salud deben usar mascarillas médicas durante todas las actividades de rutina en áreas clínicas en centros de atención médica.

Los trabajadores de la salud también deben usar equipo de protección personal adicional y precauciones cuando atiendan a pacientes con COVID-19

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here