Autoridades brasileñas evacuaron a cientos de personas en 2s municipios del estado de Minas Gerais, ante el riesgo de una fractura en represas mineras, a 2 semanas del colapso de la ubicada en Brumadinho y que deja hasta hoy un saldo de 157 muertos y 182 desaparecidos.

La primera evacuación ocurrió en Barao de Cocais, a unos 100 kilómetros de la capital, Belo Horizonte, donde cerca de 500 personas fueron desalojadas de sus casas por orden de la Agencia Nacional de Minería, ante la posibilidad de una rotura de la represa “Sur Superior”, en la mina Gongo Soco, propiedad de la empresa Vale, a quien pertenecía el dique que se rompió el 25 de enero cerca de Brumadinho.

La compañía destacó que la decisión es preventiva debido a las inspecciones que realiza en las represas de la zona, después de la catástrofe de hace 15 días

Por otro lado, centenares de personas del municipio de Itatiaiuçu, a unos 80 kilómetros de Belo Horizonte, fueron evacuadas de sus casas y trasladadas a un hotel en el interior del estado, debido al riesgo de colapso de otra represa próxima de esa localidad y propiedad de la productora de acero ArcelorMittal.

Autoridades brasileñas continúan con las labores de rescate en Brumadinho, aunque las posibilidades de encontrar supervivientes son “mínimas”, e incluso es posible que algunos desaparecidos nunca sean encontrados en el mar de lodo que se precipitó desde la represa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here