La campaña de los pro europeos para evitar la llegada al poder continental de los nacionalistas funcionó, y el miedo a la extrema derecha y al populismo en el Parlamento Europeo quedo en un susto tras los comicios del domingo.

Por ahora, los europeístas seguirán siendo mayoría en la Eurocámara en la próxima legislatura, pese a que hubo sonadas victorias nacionalistas en Francia, Hungría, Matteo Salvini Italia y en menor medida, el partido del brexit en Reino Unido.

Los partidos euroescépticos y eurófobos no podrán bloquear el Parlamento Europeo que se formará el 2 de julio, y el Partido Popular Europeo se mantiene como la familia política mayoritaria a pesar de perder 36 hasta los 180 eurodiputados., seguidos de los socialdemócratas que pasan de 185 a 152 asientos.

El bloque europeísta se refuerza gracias a los liberales: el grupo ALDE crece hasta los 105 y los Verdes, cuarta fuerza en la Eurocámara con 67 sillones.

Aunque los proeuropeos lograron mantener el control, la presencia de los partidos euroescépticos, eurófobos y populistas será importante, pues entre ellos suman  172 diputados, aunque el esquema podría cambiar una vez se constituya el nuevo Parlamento, por la idea del ministro italiano Matteo Salvini de conformar grupo propio con sus homólogos.

Los ultraderechistas ubicados como Europa de las Naciones y de las Libertades, llegó a los 57 eurodiputados y en el aparecen la Agrupación Nacional de la francesa Marie Le Pen, la Liga Norte del italiano Salvini o la extrema derecha austriaca. Todas esas siglas son las que quiere unificar Salvini dentro de un nuevo grupo, al que además habría que sumar a la formación del presidente húngaro, Viktor Orban.

El grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos alcanzó los 61 europarlamentarios, con formaciones como los conservadores británicos, la ultraderecha polaca y los independentistas flamencos de Bélgica.

Otra de las grandes victorias fue de Nigel Farage cuyo objetivo es que el brexit sea una realidad lo más pronto posible

En Alemania, los Verdes son ya la segunda fuerza por delante de unos socialistas en declive, igual que la CDUde Merkel, que a pesar de mantener el liderazgo, ha visto mermada la confianza de la ciudadanía.

Los discretos resultados de la socialdemocracia se vieron maquillados por la victoria en Portugal y España..

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here