La Organización Mundial de la Salud considera que los estudios sobre la presencia de células T en los pacientes que han pasado el coronavirus dan esperanza de que se puedan lograr vacunas que otorguen inmunidad a largo plazo.

Las células T son una de las respuestas del cuerpo a la infección. Varios estudios encontraron células T específicas para el SARS-CoV-2 causante de la COVID-19 en pacientes que se han recuperado.

Que haya células T implica que la inmunidad pueda ser a largo plazo.

“Es interesante, al menos en algunos estudios, que si tenemos una respuesta de células T más amplia hay más esperanza de que las vacunas produzcan una respuesta inmunitaria a más largo plazo. Para mí esta información es muy importante. Nos da esperanzas de que estamos teniendo la respuesta inmune que puede ser útil para la protección a largo plazo”, dijo Mike Ryan, el director de los programas de emergencia.

En cuanto a la inmunidad cruzada, explicó que aún no hay pruebas de que, si te has contagiado de un virus parecido, ahora tengas cierta protección frente al nuevo coronavirus

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here