Un reporte publicado en la revista Internal Medicine de la Asociación Médica Estadounidense afirma que el mayor consumo de bebidas gaseosas y dulces puede estar relacionado con un aumento del riesgo de muerte por todo tipo de enfermedades, excepto el cáncer.

El estudio fue realizado por espacio de 16 años en 10 países europeos, con un total de 451 mil 743 participantes de Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Holanda, Noruega, España, Suecia y el Reino Unido reclutados entre enero de 1992 y diciembre de 2000.

La investigación fue encabezada por Neil Murphy, de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer en Lyon, y se enfocó en el consumo de bebidas gaseosas, endulzadas con azúcar o edulcorantes artificiales, y en las causas de más de 41 mil muertes ocurridas en el periodo del estudio.

De acuerdo con el estudio, “el consumo frecuente de bebidas gaseosas azucaradas incrementa la ingestión de energía lo cual puede conducir al aumento de peso y la obesidad”, al tiempo que precisa que “en 2010, el costo mundial de las enfermedades cardiovasculares asociadas con la adiposidad, de los cánceres y diabetes tipo 2 relacionados con el consumo de bebidas gaseosas y endulzadas se calculó en 184 mil muertes”.

Las compañías productoras de estas bebidas han modificado las sodas reemplazando el azúcar por edulcorantes con bajo contenido de calorías, o sin ellas, y en ese sentido el estudio apunta que “las bebidas gaseosas endulzadas artificialmente tienen pocas calorías o ninguna, pero sus implicaciones fisiológicas y para la salud son en gran medida, desconocidas”.

Los investigadores clasificaron a los participantes entre los que habían consumido pocas bebidas gaseosas endulzadas (un vaso por mes), y los consumidores más entusiastas que habían bebido 2 o más vasos por día. Tras un seguimiento promedio de 16,4 años se registraron las muertes de 18.302 hombres y 23.391 mujeres. El 43,2% del total se debieron a cáncer; 21,8% resultaron de enfermedades vasculares, y 2,9 % fueron por enfermedades digestivas.

El estudio encontró un riesgo más alto de muerte por enfermedades vasculares vinculado con el consumo de 2 o más vasos diarios de refrescos y gaseosas endulzadas artificialmente, y un riesgo más alto de muertes por enfermedades digestivas vinculadas con la ingestión de uno más vasos por día de este tipo de bebidas.

No se halló una relación entre el consumo de bebidas gaseosas y la tasa general de muertes por cáncer.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here