Investigadores del Instituto Broad del MIT y Harvard y del Instituto de Cáncer Dana-Farber descubrieon que algunos medicamentos para la diabetes, la inflamación, el alcoholismo, e incluso para el tratamiento de la artritis en perros, pueden matar las células cancerosas en laboratorio.

El trabajo fue publicado en la revista Nature Cancer y se precisa que no se trata de la primera vez que los científicos encuentran nuevos usos para algunos medicamentos ya existentes.  Uno de los descubrimientos más fortuitos, por ejemplo, fue el de los beneficios cardiovasculares de la aspirina.

Para el nuevo estudio, los investigadores analizaron sistemáticamente 4 mil 518 compuestos farmacológicos ya desarrollados incluidos en el Centro de Reutilización de Medicamentos del Instituto Broad y su efecto en 578 líneas celulares de cáncer humano.

Utilizando un método de código de barras molecular conocido como PRISM, etiquetaron cada una de las líneas celulares con un código de barras de ADN y medir la tasa de supervivencia de las células cancerosas.

Descubrieron que 49 medicamentos indicados y comercializados para otras patologías como los desarrollados inicialmente para reducir el colesterol, por ejemplo, tienen capacidades anticancerígenas no documentadas previamente, matando algunas células cancerosas y otras no.

Los hallazgos, también revelaron nuevos mecanismos y objetivos farmacológicos, y sugieren una posible forma de acelerar el desarrollo de nuevos medicamentos contra el cáncer o de reutilizar los medicamentos existentes para tratarlo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here