Un estudio de investigación realizado por un grupo de científicos estadounidenses concluye que el consumo excesivo de dulces en la edad infantil y adolescente puede provocar problemas de memoria en el futuro.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Translational Psychiatry.

Los especialistas dividieron el experimento con un grupo de ratas en 2 grupos, a uno de los cuales administraban periódicamente bebidas azucaradas durante su primera etapa de vida.

Cuando los animales crecieron, el equipo sometió a las ratas a pruebas de memoria y observó que su función del hipocampo, zona del cerebro responsable de la memoria, estaba alterada.

Significa que el consumo de azúcar en exceso en los primeros años de vida deterioró esta función en la edad adulta sin afectar al peso corporal ni sin que provocase ansiedad.

El estudio sostiene “el consumo excesivo de azúcar y otros factores dietéticos poco saludables durante las etapas tempranas del desarrollo producen cambios en el microbioma intestinal y trastornos neurocognitivos”.

Los científicos enfatizan que el consumo diario de azúcares está estrictamente relacionado con la edad de los menores. Los límites de consumo recomendables son: no más de 19 gramos de azúcar al día para los menores de 4 a 6 años; no más de 24 gramos de azúcar al día para los menores de 7 a 10 años; y no más de 30 gramos de azúcar al día para los de 11 años y más.

Los resultados del estudio ponen sobre la mesa el papel de la disbiosis de la microbiota intestinal a la hora de medir los efectos perjudiciales de los hábitos de alimentación poco saludables en la memoria durante la vida temprana, defienden los autores.

El equipo se planteó descubrir si las dietas saludables o el ejercicio físico pueden ayudar a mitigar el daño provocado por el azúcar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here