El Gobierno de Estados Unidos proyecta recabar muestras de ADN de los inmigrantes que sean arrestados por ingresar en territorio estadounidense de manera ilegal, afirman altos cargos del Departamento de Seguridad Nacional norteamericano.

En afirmaciones a la prensa, explicaron que dicho organismo desarrollara esta iniciativa en coordinación con el Departamento de Justicia para almacenar datos sobre los arrestados en una base de criminales del FBI, aún de personas que podrían no haber sido acusadas de ningún otro delito.

Las fuentes apuntan que “ya recolectamos datos biométricos tradicionales, esto será un conjunto adicional que nos ayudaría a la identificación futura de las personas”, aunque aún están elaborando los detalles del programa y no hay fecha para su lanzamiento.

Detallan además que el proyecto aportaría “un perfil más completo” y resulta “fundamentalmente diferente” de las pruebas de ADN rápidas que ya realiza la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos desde los principios de este año para determinar la filiación de los sospechosos.

Tan solo en 2018, se registraron casi 400 mil detenciones en la frontera estadounidense con México y la mayoría de las personas detenidas procedían de El Salvador, Honduras y Guatemala.

Otras divisiones del Gobierno podrán utilizar la información, medida que podría provocar críticas por parte de grupos que defienden los derechos civiles.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here