El canciller Marcelo Ebrard reveló que durante la negociación con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles, los norteamericanos presentaron una propuesta de texto de tercer país seguro para su firma inmediata, a lo que la parte mexicana respondió que no estaba interesado en contemplar eso.

Además, y conforme a las leyes mexicanas, ello requería aprobación del Senado de la República.

En conferencia de prensa, el Secretario de Relaciones Exteriores presentó el informe que envió al Senado sobre su visita a Estados Unidos y sostuvo que se lograron resultados positivos; el principal, la no imposición de aranceles.

Mencionó que México apuesta a tener resultados en los siguientes 45 días en materia de control de la migración, pues la postura estadounidense es que si no hay éxito se discuta la figura del tercer país seguro.

Revelo que no se perdió ni un centímetro de soberanía ni se acordó que nuestro país se convirtiera en el tercer país seguro, aunque advirtió que México apuesta a tener éxito en los siguientes 45 días en la atención a la migración, por lo que espera no llegar a la discusión de ese mecanismo.

Precisó que de no tener exito volverían a sentarse a la mesa para discutir el tema de la migración pero no el de las tarifas

Ebrard dijo que se acordó el plazo de los 45 días “para poner en marcha una serie de medidas sobre las que hay escepticismo, porque hasta ahora no se ha logrado reducir el número de migrantes irregulares y porque no hay ningún mes en el que se haya registro un decrecimiento”.

Por ahora, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador buscaría implementar un sistema de gestión migratoria entre diversos países.

De acuerdo con el canciller, en las reuniones de Washington, México señaló desde un principio que no buscaba suscribir el acuerdo de tercer país seguro, que implica convertirse en la nación que reciba a las personas que buscan asilo en Estados Unidos cuando éste se niegue a recibirlos, haciéndose cargo de su proceso legal y de proporcionar las condiciones mínimas de su estancia.

Aclaró que no quisieron imponer una métrica como lo quería el mandatario estadounidense Donald Trump, y explicó que había escepticismo “porque todos los meses ha habido incremento en el flujo de inmigrantes”

Dijo también que viajará mañana a la zona fronteriza de nuestro país con Guatemala para el inicio de la movilización del personal de la Guardia nacional a la región, al tiempo que precisó que ya estaba previsto el despliegue de la Guardia.

Cuestionado sobre el plan que tendría el Gobierno mexicano en caso de no reducir el flujo migratorio, Ebrard añadió que no revelaría la estrategia mexicana, porque “no es prudente ni inteligente”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here