El Ministerio de Asuntos Exteriores de España negó que la visita hecha por su encargada de negocios a la embajada de México en Bolivia haya sido una artimaña para “facilitar la salida de las personas”  asiladas en la sede diplomática mexicana, entre ellas exministros de Evo Morales, rechazando las denuncias  expresadas por el gobierno de facto boliviano.

El régimen de la interina Jeanine Áñez denunció que España había cometido “atropellos” sobre su soberanía tras el incidente con la policía que custodia una sede diplomática de México en La Paz, durante la visita de la encargada de negocios “ad interim” de España a la embajadora mexicana el viernes.

De cualquier forma, el ministerio adelantó que se realizará una investigación.

Según el gobiermo emanado de un golpe de Estado, el incidente había sido provocado por funcionarios de la embajada española que acudieron acompañados de “encapuchados” y “presumiblemente armados” a la residencia de la embajadora de México, María Teresa Mercado.

En la residencia hay personas a las que el gobierno de Bolivia acusó ante la Justicia de delitos, exministros de Morales que acusados de terrorismo..

Por su parte,  delegado ante la comunidad internacional del Gobierno interino de Bolivia, Jorge “Tuto” Quiroga, pidió al presidente en funciones del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, que “asuma su responsabilidad” por el incidente y exigió que Madrid no diga que fue “un desliz” el tener a “cuatro encapuchados armados”.

Quiroga, quien lejos de asumir posturas diplomaticas insulta jefes de Estado, aseguró que “hubo una orden” e instó a Sánchez a que “asuma su responsabilidad, usted como jefe del Gobierno”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here