Videos difundidos en redes sociales donde se aprecia a trabajadores sanitarios de Río de Janeiro aplicando presuntas vacunas contra el covid-19 vacías a ancianos, ha provocado
polémica en Brasil y las autoridades locales ya investigan los hechos.

Por lo pronto, se indagan al menos cinco casos en el estado, mientras que una enfermera fue suspendida de sus labores en una clínica de Copacabana.

La Policía Civil investiga si la enfermera desvió el inmunizador y, si así fue, entonces conocer la causa.

Además, la Secretaría Municipal de Salud abrió un administrativo para revisar si hubo algún tipo de fraude interno.

Las imágenes se hicieron públicas de forma reciente, aunque algunas habían sido tomadas a fines de enero. Hay quienes describen a estas dosis como “vacunas de viento” porque las jeringas con presuntas vacunas estaban vacías.

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, dijo sobre la enfermera que “es una buena profesional con un historial de servicios prestados a la ciudad. Esperemos que haya sido un error. Fue un error grave, claro, pero esperamos que acabe ahí”.

Sobre los otros 4 casos que se investigan, 2 ocurrieron en la capital del estado, 1 en Petrópolis y 1 en Niterói, siendo este último el único que generó una acusación formal por parte de la Policía Civil, cuya pena podría ser de hasta 12 años de prisión.

Aquí, un enfermero que debía inmunizar a un hombre de 90 años es señalado por haberle colocado la jeringa, para luego retirarla sin aplicar la inyección. Todos los trabajadores involucrados fueron apartados del cargo.

La vacunación en Brasil está a cargo del Sistema Único de Salud, y tiene a los ancianos como destinatarios prioritarios de las inyecciones contra el coronavirus. Solo en Río, se aplicaron 300 mil dosis para ciudadanos pertenecientes a la tercera edad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here