Un estudio publicado en la revista Royal Society esta semana, revela que las criaturas que viven en los lugares más profundos del océano consumen plástico en cantidades sorprendentes.

Un equipo de investigadores de la Universidad británica de Newcastle recolectó 90 anfípodos (pequeños crustáceos) de 6 de las grietas más profundas del océano y descubrieron que el 72% tenía fibras y partículas de plástico en sus sistemas digestivos.

Lo más impactante de la investigación es que el 100% de los animales provenientes de la fosa Challenger,  punto más profundo conocido del océano, a 10 mil 898 metros, tenían plástico en sus entrañas.

Alan Jamieson, líder de la investigación, dijo en un comunicado de prensa de la institución que “estas observaciones son el registro más profundo posible de la aparición e ingesta de microplásticos, lo que indica que es muy probable que no queden ecosistemas marinos que no se vean afectados por desechos antropogénicos”.

Los científicos apuntan que las profundidades marinas se están convirtiendo en el vertedero final de los deshechos plásticos, y para Jamieson, “una vez que estos plásticos alcanzan el fondo marino, simplemente no hay a dónde ir, por lo que se supone que simplemente se acumularán en mayores cantidades”.

Este documento revela la amenaza a las pequeñas especies de las aguas profundas que podría tener un devastador efecto dominó en la cadena alimenticia, y el experto añade que “si contamina un río, puede limpiarse con un chorro de agua. Si contamina un litoral, puede ser diluido por las mareas. Pero, en el punto más profundo de los océanos, simplemente se asienta allí”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here