Monterrey se llevó el juego de ida de la llave de semifinales que lo enfrenta a Tigres en el clásico regio. El marcador final fue de un gol a cero ante un entradón en la casa de los Rayados.

Partido que valió la pena solo en la primera parte en la que se dieron las mejores aproximaciones en las metas de Barovero y Guzmán.

El equipo rayado tuvo sus mejores momentos en los primeros 20 minutos de juego en donde tuvo al menos 3 claras oportunidades de gol, mientras que Tigres pudo abrir el marcador en una jugada de Quiñones, quien se atracó de balón y en lugar de pasarle el esférico a Gignac dentro del área, prefirió tirar a gol y voló el disparo.

El gol se produjo en la jugada de menor peligro para la meta de Nahuel Guzmán, cuando una pelota abierta hacia terrenos de Layún por el corredor derecho del ataque rayado, permitió al exinternacional europeo poner un centro retrasado que fue rematado por Dorlan Pabón sin mucha fuerza. Sin embargo, Funes Mori hizo por el balón en su trayecto a la meta de Guzmán, y aunque no lo tocó, confundió al arquero argentino que no alcanzó a detener el tiro de Dorlan para el único gol del cotejo.

Lo demás, juego ríspido, con muchas faltas, parejo aunque con ligero dominio de Monterrey, y al final, una llave abierta porque aunque Rayados saca ventaja de un gol, va al estadio de Tigres el sábado, y el equipo de Ferreti pasarán a la final si gana 1-0, dada su mejor colocación en la tabla.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here