La sonda espacial de la NASA New Horizons tuvo éxito en su misión de sobrevuelo del objeto celeste más lejano que la humanidad ha explorado hasta ahora, situado en el cinturón de Kuiper, a unos 6 mil 500 millones de kilómetros de distancia del Sol.

Su nombre: Ultima Thule, y el jefe de la NASA, Jim Bridenstine, celebró el suceso en su cuenta oficial de Twitter, en la que escribió:”¡Confirmado! New Horizons ha sobrevolado el objeto celeste más distante jamás visitado por una nave espacial. ¡Felicidades al equipo!”.

Bridenstine celebró que la agencia espacial estadounidense, la Universidad Johns Hopkins y el Instituto de Investigación Southwest, todos reunidos en el proyecto, “han vuelto a hacer historia otra vez”

Antes de esta misión, el equipo liderado por el científico Alan Stern, del Instituto de Investigación Southwest, pensaba que Ultima Thule era la unión de dos objetos planetarios distintos.

En una rueda de prensa tras recibir la primera señal de New Horizons, el científico de la Universidad Johns Hopkins, Hal Weaver, aseguró que se trata de un solo asteroide con forma de cacahueteo, y precisa que tras ver las últimas imágenes de Ultima Thule, aún de muy baja resolución.

“Eso es bastante común entre los cuerpos celestes pequeños del Sistema Solar”, aclaró el experto, quien añadió que esta forma explicaría otro misterio de este lejano cuerpo celeste: sus variaciones de brillo.

Stern aclaró que las imágenes pancromáticas de más alta resolución “no llegarán hasta febrero, aproximadamente”.

Ultima Thule es, por el momento y según las primeras imágenes mostradas en la rueda de prensa, solo una mancha pixelada en blanco brillante con movimiento sobre un fondo negro, pero que, de todas maneras, fueron acogidas con aplausos por los presentes.

El nombre de este objeto celeste fue escogido por el público en una convocatoria de la NASA para nombrar al objeto conocido hasta ese momento como 2014 MU69.

Ultima Thule es un término de origen griego utilizado por geógrafos romanos y medievales para indicar un lugar “situado más allá del mundo conocido”.

Según la NASA, la sonda New Horizons, que ya inspeccionó Plutón en 2015, realizará fotografías en alta resolución de Ultima Thule durante 72 horas a 3 mil 500 kilómetros de distancia, con el objetivo de reconocer su superficie y su composición. Además podrá determinar si Ultima Thule está compuesta por más objetos celestes o si tiene atmósfera.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here