El Observatorio Europeo Austra con ayuda de un sistema de óptica Sphere instalado en el Very Large Telescope, obtuvo imágenes claras del asteroide binario que acercó a la Tierra el 25 de mayo y ensayó el posible impacto de un cuerpo celeste con nuestro planeta.

Se trata de un asteroide de casi 2 kilómetros de diámetro y bautizado como 1999 KW4, que pasó la Tierra a una distancia de 5,2 millones de kilómetros a una velocidad de más de 70 mil km/h.

Dicho asteroide está orbitado por una luna de unos 0,5 kilómetros de ancho, y no representaba la amenaza para nuestro planeta, pero los científicos simularon la reacción a una posible aparición de un objeto celeste que puede ser peligroso.

La órbita del asteroide fue estudiada previamente y se pudo predecir su trayectoria además de preparar las observaciones que mostraban si los humanos estaban listos para repeler un posible ataque de asteroides.

Olivier Hainaut, astrónomo del Observatorio, expresó que “estos datos serán esenciales para la evaluación de estrategias de desviación efectiva en caso de que se descubriera que un asteroide tiene curso de colisión con la Tierra”., y precisó que  “en el peor de los casos, este conocimiento también es esencial para predecir cómo un asteroide podría interactuar con la atmósfera y la superficie de la Tierra, permitiéndonos mitigar los daños en caso de colisión”

Aunque 1999 KW4 no es una amenaza de impacto, se parece bastante a otro sistema de asteroides binario llamado Didymos, que podría constituir una amenaza a la Tierra en algún momento de un futuro lejano.

Didymos y su satélite Didymoon serán el objetivo de un futuro experimento de defensa planetaria.

.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here