Un equipo de científicos de la Universidad británica de Exeter, descubrió que el zumo de remolacha favorece una mezcla de bacterias bucales asociada a la salud de vasos sanguíneos y la función cerebral y cognitiva.

En el estudio, 26 personas de edades entre 70 y 80 años se dividieron en 2 grupos. Los participantes del primer grupo tomaron zumo de remolacha 2 veces al día, el resto bebió zumo de placebo. Después fueron sometidos a pruebas de salud vascular y cognitiva.

Los autores del experimento concluyeron que la presión arterial sistólica se redujo unos 5 puntos en promedio en las personas del primer grupo.

La razón es que el zumo de remolacha es rico en el nitrato inorgánico NO3-. Por su parte, las bacterias de la flora oral lo transforman en óxido nítrico, lo que beneficia a la salud vascular y cognitiva.

“Estamos muy entusiasmados con estos resultados que tienen importantes implicaciones para un envejecimiento saludable”, explica la autora principal del estudio, Anni Vahnatalo.

La investigadora británica agrega que “la adición de alimentos ricos en nitratos a la dieta, en este caso el zumo de remolacha, durante solo diez días puede alterar sustancialmente el microbioma oral (mezcla de bacterias) para mejor”.

Entre las verduras que contienen altas cantidades de este nitrato inorgánico también figuran la lechuga, las espinacas y el apio.

Aunque la idea de tomar el zumo de esta hortaliza pueda sonar extraño, es muy beneficioso para el sistema cardiovascular y ayuda a mejorar el funcionamiento del cerebro. Económico y delicioso.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here