Un equipo de arqueólogos encontró en Nueva Zelanda huesos de un pingüino que medía 160 centímetros de altura, equivalente al tamaño promedio de una persona.

La nueva especie fue bautizada Crossvállia por el grupo de científicos, quienes informaron de su hallazgo en la revista Australásian Journal of Palaeontology.

Los paleontólogos estiman que los representantes de los pingüinos gigantescos vivieron en la época del Paleoceno entre 66 y 55 millones de años atrás, en los territorios de la actual Nueva Zelanda y Antártida.

El análisis de los huesos de las extremidades inferiores del ave permitió deducir su porte aproximado de 160 centímetros y su peso: cerca de 80 kilos. En comparación, el pingüino emperador, que es el pingüino vivo más grande, mide unos 120 centímetros y pesa entre 22 y 45 kilos

Los investigadores especulan que los pingüinos de este período eran enormes, ya que no es el primer hallazgo descubierto en los últimos años. Los restos de la especie Kumimanu biceae encontrados el año pasado permiten suponer que el ave medía unos 177 centímetros.

La elección del nombre para la nueva especie descubierta, Crossvallia waiparensis, se explica por la ubicación del hallazgo, que se realizó en el territorio de la ciudad Waipara, al norte de Canterbury.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here