Pese a que no tiene garantizados los apoyos necesarios para lograrlo y a que enfrenta acusaciones judiciales por corrupción, el presidente israelí, Reuvén Rivlin, encargó al primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, la formación de un Ejecutivo, ya que recibió el mayor número de recomendaciones para hacerlo.

En un discurso en el que acepta que no cree que “ningún candidato tenga posibilidades reales de formar un Ejecutivo, el presidente israelí dijo que “he llegado a una decisión basada en el número de recomendaciones, que indica que el diputado Benjamín Netanyahu tiene una probabilidad ligeramente mayor de formar Gobierno. En consecuencia, he decidido encomendarle la tarea de hacerlo”.

Esto coincide con la inauguración este martes del Parlamento, después de los comicios de marzo y en medio de la segunda jornada del juicio por corrupción contra Netanyahu.

Rivlin explicó que la decisión de recomendar a Netanyahu “no fue fácil ética y moralmente” aludiendo a los cargos de corrupción que enfrenta el dirigente que, sin embargo, dice que no deben afectar la decisión presidencial sobre el encargo de formación de un Ejecutivo.

Netanyahu tuvo la recomendación de 52 parlamentarios contra 45 del dirigente centrista Yair Lapid, y contará con 28 días para intentar formar un Ejecutivo y sacar a Israel del bloqueo político en el que se encuentra desde hace 2 años.

Si no lo logra, entonces Netanyahu podría solicitar extensión de 14 días antes de que expire el plazo y Rivlin asigne el mandato a otro miembro del Parlamento o permita que cualquier miembro de la Cámara intente formar un Ejecutivo.

Las elecciones generales del pasado 23 de marzo no entregaron de nuevo mayoría clara para el bloque que encabeza Netanyahu ni para el de la oposición, por debajo de los 61 parlamentarios de los 120 necesarios para formar Gobierno. Las opciones consisten en poder convencer a alguno de los partidos de la oposición de sumarse a una coalición, algo que hasta el momento Netanyahu no ha conseguido.

Una de las principales dificultades radica en la negativa de los partidos opositores de gobernar junto al mandatario mientras este esté enjuiciado por corrupción, e incluso, este martes tiene lugar la segunda audiencia de la fase probatoria del juicio, que comenzó ayer y se prevé se realice 3 veces por semana por un período indeterminado de tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here