El Consejo Coordinador Empresarial, junto con más de 150 organizaciones y   empresas  adherentes,  presentó  los  principios  de “Dimensión  Social  de  las  Empresas”,  decálogo  de  compromisos  que  las  empresas asumen con la sociedad, sus colaboradores, el medio ambiente y el cumplimiento de la ley, entre otros temas. 

 

El texto explica que ante las nuevas demandas de la sociedad, la empresa debe tene una dimensión abiertamente social, creando valor público y ganándose la confianza de la gente todos los días. 

 

Explica que la prosperidad de los negocios depende de que la sociedad progrese, y de acuerdo con el titular del CCE, Casrlos Salazar Lomelí, “el mensaje es de optimismo y esperanza, pero también de exigencia. El mundo no nos va a esperar, y México tampoco. Por ello, propongo 10 principios a través de los cuales  las  empresas  mexicanas  pueden  consolidar  su  dimensión  social,  renovar  su compromiso en favor de nuestro país y ser uno de los principales factores para resolver los problemas sociales que nos aquejan”.

 

Los 10 puntos de este “decálogo de la responsabilidad” son:

1)  Construir una relación de confianza y credibilidad con la sociedad. 

2)  Garantizar mayores oportunidades de empleo formal, crecimiento y desarrollo para nuestros colaboradores y sus familias. 

3)  Ser  ejemplo  de  integridad y  ética;  y  cumplir  con  todas  nuestras  obligaciones fiscales y contributivas.  

4)  Modernizar la cultura empresarial, para tener empresas mejor organizadas y más competitivas, de todos los tamaños, acorde a las tendencias internacionales.

5)  Establecer un compromiso de las grandes empresas con las MiPyMEs y con la creación  de  cadenas  productivas;  pagar  en  tiempo  y  forma  a  proveedores, transferir tecnología y conocimiento. 

6)  Demostrar nuestra obligación moral con la sociedad; participar activamente en el desarrollo de las comunidades y construir mejores condiciones de vida para los mexicanos. 

7)  Asumir  y  promover  la  inclusión,  la  diversidad,  y  el  respeto  irrestricto  a  los derechos humanos.  

8)  Privilegiar la sustentabilidad en nuestras actividades económicas y un uso más consciente de los recursos naturales.  

9)  Insertar a nuestras empresas en la era digital, impulsar la industria 4.0, incorporar tecnologías y facilitar su uso para nuestros colaboradores y comunidades.  

10)  Impulsar una relación responsable y propositiva con las autoridades, exigiendo reglas claras y certidumbre jurídica y económica para las inversiones; y así incidir positivamente en las políticas públicas para beneficio del país. 

 

Salazar pidió pasar “de la reflexión a los hechos, porque los cambios en el mundo están ocurriendo a velocidades extraordinarias”, y agregó que”todavía estamos a tiempo, pero si seguimos trabajando con supuestos ya superados, nos vamos a quedar atrás. Hoy, toda actividad económica tiene también una dimensión social”.

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here