La agencia de noticias Reuters cita fuentes cercanas a la investigación de la empresa israelí de vigilancia cibernética NSO Group, demandada por WhatsApp por hackear su servicio de mensajería instantánea para espiar en al menos 20 países, habría actuado contra altos funcionarios gubernamentales y militares de países aliados de Estados Unidos.

NSO Group habría utilizado a primeros de este año ‘software’ de piratería que usaba WhatsApp para controlar teléfonos de ciertos usuarios, y según las fuentes, una parte “significativa” de las víctimas son funcionarios gubernamentales y militares de alto rango de al menos 20 países.

WhatsApp  detalla en su querella que la firma israelí construyó y vendió una plataforma de piratería que explotó un fallo en sus servidores para ayudar a los clientes a piratear teléfonos móviles de al menos 1.400 usuarios de países como Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos, Baréin, México, Pakistán y la India.

La empresa israelí niega haber actuado de forma incorrecta y asegura que vende su ‘software’ espía solo a clientes gubernamentales para ayudarles a capturar terroristas y criminales y que no está claro quién está detrás de este caso.

NSO Group habría usado sus productos contra una amplia gama de objetivos, incluidos manifestantes en países con gobiernos autoritarios.

CitizenLab indicó que al menos un centenar de las víctimas, a las que WhatsApp ya avisó a principios de esta semana con un mensaje especial, son periodistas y disidentes, y el espionaje cibernético mediante WhatsApp “podría tener amplias consecuencias políticas y diplomáticas”, concluye Reuters.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here