Una empresa textil alicantina creó un cubrebocas que cambia de color a blanco si la temperatura corporal llega aproximadamente a  37,5º.

Aparte de este aviso, la mascarilla tiene una filtración bacteriana del 98%, lo que ayuda a detectar a personas con coronavirus.

La compañía Colorprint Fashion, situada en Muro de Alcoi, es la creadora de este producto, homologado por el Instituto Tecnológico del Textil, que ha certificado su durabilidad y efectividad.

Con efectividad probada, se optó por crear otro tipo de artículos como pulseras capaces de detectar de forma rápida el aumento de la temperatura.

Los diseñadores españoles estiman que estos productos podrían ser muy útiles en escuelas, sanitarios, centros de  trabajo, medios de transporte o lugares públicos.

Rafael Torregrosa, gerente de Colorprint, explica que “con el conocimiento y la tecnología para desarrollar productos textiles innovadores y funcionales y, ante esta situación, no podíamos quedarnos con los brazos cruzados. Era el momento de aportar soluciones”.

Añade que la mascarilla “facilita el trabajo a los profesionales, además de ayudar a detectar posibles contagios y frenar así la expansión del virus”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here