A los presupuestos insuficientes y mal ejercidos, las condiciones laborales abusivas, los bajos salarios, la carencia de programas de desarrollo de carrera, e incluso el desprecio social, se suman los elevados índices de asesinatos contra los policías en México, asegura la ONG “Causa en Común”.

Al dar a conocer el informe de “Policías Asesinados en México, señala que en 2019 se registraron, al menos, 446 asesinatos contra los policías, mientras que en 2018 el número se estimó en 452, y para el primer mes de 2020 fueron asesinados 55 uniformados, lo que suma un total de más de 950 oficiales muertos en 25 meses.

David Blanc, investigador de Causa en Común, explicó que mientras en otros países las estadísticas sobre la letalidad de policías no existen porque es inusual que se les asesine, “en países como Canadá, con datos de 2018, su tasa de asesinatos por cada 100 mil policías fue de 2.9, mientras que en nuestro país la tasa es de 115, por 100 mil elementos de seguridad”.

Para dimensionar la problemática, Blanc explicó que la tasa promedio de asesinatos en México es de 31.1 por cada 100 mil habitantes, mientras que para los policías es de al menos 115.8 por cada 100 mil oficiales, es decir, casi 4 veces más alto el riesgo de que un policía sea victimado.

Pese a esta alarmante situación, el investigador comentó que ninguna entidad de gobierno, ya sea a nivel municipal, estatal o federal, realiza un conteo o seguimiento oficial de estos sucesos, razón por la cual Causa en Común se ha dado a la tarea, desde el 2018, de “contabilizar los policías asesinados en México, con el apoyo de notas periodísticas nacionales y locales, así como una red de reporteros dedicados a cubrir la fuente policiaca y de seguridad, quienes brindan los insumos principales para realizar el seguimiento”.

María Elena Morera, Presidenta de Causa en Común, lamentó que en un país donde asesinan a más de 100 personas por día, la muerte violenta de un oficial pase desapercibida para la sociedad y, más lamentable, para el Estado, ya que muchas veces si un policía es abatido durante su día de descanso las autoridades no indemnizan a su familia ni reciben las prestaciones de ley.

Además, lamentó que los encargados de cuidar a la ciudadanía tengan salarios promedio a los 10 mil pesos mensuales, cantidad que no corresponde con la responsabilidad, nivel de riesgo de su profesión, ni de las jornadas extenuantes que tienen que cumplir.

“Ser policía en México implica un riesgo de ser asesinado casi cuatro veces mayor en comparación con un ciudadano común, lo que deja el mensaje de que matar un policía es fácil y no conlleva ninguna consecuencia”, comentó Morera.

Para Morera, otra situación que enfrentan es la creciente merma presupuestal y un mal ejercicio de los recursos: “En México gastamos poco y gastamos mal en materia de seguridad. Estos presupuestos podrían servir para subir el salario de los policías, los seguros de vida, equiparlos correctamente y tener mejores instalaciones y equipo para formarlos”, indicó.

Consideró que un mayor presupuesto, sería el primer paso para revertir la situación adversa para los policías, y puso como ejemplo Guanajuato, entidad que, a pesar de ser el estado con mayor número de elementos asesinados, este año sufrió una disminución de 3%, en términos reales, de los recursos federales destinados a la seguridad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here