Bernardo Bertolucci es uno de los grandes cineastas italianos en la historia del séptimo arte: nació en Parma, Italia, el 16 de marzo de 1941, hace 78 años, y murió apenas en noviembre de 2018 a los 77 años de edad en Roma.

Criado en un ambiente artístico, comenzó a escribir a los 15 años, recibió varios  premios literarios, incluido el Premio Viareggio por su primer libro. Su padre había ayudado al cineasta italiano Pier Paolo Pasolini a publicar su primera novela, y Pasolini le correspondió al contratar a Bertolucci como asistente en Roma en Accattone (1961).

Bernardo deseaba convertirse en poeta como su padre. y asistió a la Facultad de Literatura Moderna de la Universidad de Roma La Sapienza de 1958 a 1961, donde comenzó su carrera cinematográfica como asistente de dirección de Pasolini.​ Poco después, Bertolucci dejó la universidad sin graduarse y en 1962 dirigió su primer largometraje, producido por Tonino Cervi con un guion de Pasolini, llamado La commare secca. Poco después dirigió Prima della rivoluzione (1964).

Causó controversia en 1972 con la película El último tango en París, protagonizada por Marlon Brando, Maria Schneider, Jean-Pierre Léaud y Massimo Girotti. Las representaciones de Schneider, entonces de 19 años, fueron consideradas como explotadoras, y en una escena, es violada analmente usando mantequilla como lubricante. Schneider dijo en 2007 que había llorado lágrimas reales durante la escena y se había sentido humillada y violada.​

Schneider se convirtió en defensora de los derechos de las mujeres, luchando por más respeto a las actrices y mejor representación de las mujeres en el cine y los medios.​ Se iniciaron procesos penales contra Bertolucci en Italia por la escena de la violación y la película fue secuestrada por la comisión de censura y todas las copias fueron ordenadas destruidas.  Un tribunal le impuso prisión de 4 meses, y en​ 1978 el Tribunal de Apelaciones de Bolonia ordenó se conservaran 3 copias de la película en la biblioteca nacional de películas con la condición de que no se pudieran ver, hasta que Bertolucci pudo volver a enviarla para su distribución sin cortes.​

En 1987, Bertolucci dirigió El último emperador, que cuenta la historia de la vida de Aisin-Gioro Puyi, último emperador de China, usando la vida de Puyi como espejo que refleja el paso de China del feudalismo a través de la revolución a su estado actual. Bertolucci, quien coescribió la película con Mark Peploe, ganó el Óscar al mejor director, además de ganar los nueve Óscares por los que fue nominada.​

El último emperador fue el primer largometraje autorizado por el gobierno de la República Popular China para filmar en la Ciudad Prohibida.​ Bertolucci había propuesto la película al gobierno chino como uno de los dos proyectos posibles. La otra película fue una adaptación de La condición humana de André Malraux. El gobierno chino prefirió El último emperador.​

Después, regresó a Italia para filmar, Belleza robada en 1996,​ y luego Soñadores en 2003, que describe las pasiones políticas y las revolución sexual de dos hermanos en París en 1968.​

En 2007, recibió el León de Oro en el Festival Internacional de Cine de Venecia por el trabajo de su vida, y en 2011 también recibió la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes.​

En 2012, su última película, Io e te, se proyectó fuera de concurso en el Festival de Cannes 2012,​ y se estrenó a principios de 2013 en el Reino Unido.

Bertolucci murió en Roma el 26 de noviembre de 2018, a la edad de 77 años de cáncer de pulmón.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here