Los franceses siguen sufriendo  de altísimas temperaturas de esta semana y este viernes, el termómetro en la ciudad de Villevieille, en la localidad de Provenza, subió hasta un nivel nunca registrado en el país de 45,1 grados centígrados.

El fuerte calor tiene en estado de alerta a Francia, donde una onda de calor parecida dejó un saldo 15 mil personas en 2 semanas.

El récord fue detectado por la agencia meteorológica Méteo France a las 14:59 de la tarde, una hora después de haber reportado un máximo histórico previo de 44,3 grados en la ciudad de Carpentras, también en el sur del país.

Para la Organización Meteorológica Mundial, no se descarta que la temperatura seguirá subiendo, y asegura en su cuenta de Twitter que “hoy las temperaturas son muy altas en Francia y lo seguirán siendo mañana”, advirtió en su cuenta de Twitter.

Un calor así no se vivía en Francia desde agosto de 2003, fecha cuando el departamento meridional de Gard llegó a los 44,1 grados el día 12, en el marco de la mortal ola de calor.

Los servicios meteorológicos franceses habían anunciado el jueves 27 de junio la activación por primera vez en el país de una alerta roja por calor en los departamentos del sureste Gard, Vaucluse, Hérault y Bouches du Rhône.

Asimismo, este viernes 28 de junio unas 4 mil escuelas cerraron o variaron su funcionamiento para una acogida de los alumnos “adaptada o de urgencia”, según indicó el primer ministro, Édouard Philippe, quien añadió que  “se están activando los servicios de atención a las personas sin hogar expuestas a los bruscos cambios de temperatura”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here