El bolero de Ravel será escuchado este 7 de marzo en muchas partes del mundo, ya que su creador, Joseph Maurice Ravel, es recordado hoy en el aniversario 144 de su natalicio, en Ciboure, Labort, parte del País Vasco francés en 7 de marzo de 1875, compositor francés del siglo XX.

A los pocos meses de nacido, la familia se fue a París. Sus padres frecuentaban medios artísticos, y Maurice reveló de inmediato un talento musical. Estudio piano desde los 6 años y en 1887 recibió clases de Charles René e ingresó al Conservatorio de París en 1889 como alumno de Gabriel Fauré.

Ravel manifestó un espíritu musical independiente. Sus primeras composiciones lo probaban Ballade de la reine morte d’aimer en 1894, Sérénade grotesque ese mismo año, Menuet Antique en 1895, y  Habanera para 2 pianos ese año. Al final de sus estudios compuso la Obertura de Shéhérazade estrenada en mayo de 1899, y la famosa Pavane pour une infante défunte,​ su obra pianística más tocada.

Su gusto por lo exótico y lo fantástico se reflejaron en su trabajo entre  1901 a 1908: Cuarteto en Fa Mayor (1902), Melodías de Shéhérazade (1904), Miroirs y Sonatina para piano (1905), Introducción y allegro para arpa y conjunto (1906), Rapsodia española (1908), Ma mère l’Oye (1908), y Gaspard de la nuit en 1908, dan fe de ello

En 1910 fue junto a Charles Koechlin y a Florent Schmitt, uno de los fundadores de la Société Musicale Indépendante creada para promover la música modernista, en oposición a la Société Nationale de Musique, más conservadora.

Finalizada la primera Guerra Mundial,, la producción musical de  Ravel  se retrasó pero la intensidad creadora se amplió, y tras la muerte de Claude Debussy en 1918, Ravel fue considerado el más grande compositor francés vivo.

Su primera obra maestra de la posguerra fue La Valse, poema sinfónico dramático comisionado por los Ballets Rusos de Serguéi Diáguilev y estrenado en abril de 1920 en presencia de Stravinski y de Poulenc.24​ Fue a la memoria de Debussy que Ravel compuso más tarde su gran Sonata para violín y violonchelo que estrenó su violinista fetiche, Hélène Jourdan-Morhange.

En 1921, Ravel se instaló en Montfort-l’Amaury en las Yvelines, donde  vivió hasta su muerte y donde compuso la mayoría de sus últimas obras, las 3 Chansons Madécasses, y rapsodia de concierto (1924

De regreso en su país, Ravel comenzó a trabajar en la que se convertiría en su obra más famosa e interpretada. La célebre bailarina y coreógrafa Ida Rubinstein le había encargado en 1927 un «ballet de carácter español» para el cual el músico adoptó una antigua danza andaluza: el bolero.

La obra, que apuesta por durar alrededor de un cuarto de hora con sólo 2 temas y una cantinela repetida, fue estrenada el 22 de noviembre de 1928y su difusión fue inmensa. Ravel había hecho una obra maestra a partir de material casi insignificante, pero él mismo rápidamente quedó exasperado por el éxito de esta partitura.

En octubre de 1928, Ravel recibió el doctorado en música honoris causa de la Universidad de Oxford. En su ciudad natal, inauguró, en agosto de 1930, el muelle que lleva su nombre.33​

El músico se retiró definitivamente a Montfort-l’Amaury donde, hasta su muerte, pudo contar con la fidelidad y el apoyo de sus amigos y de su fiel ama de llaves, Madame Révelot  el 28 de diciembre de 1937, a los 62 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here