Un estudio del departamento de estadística de la Organización Internacional del Trabajo con datos de 189 países refleja la disparidad de salarios que reciben los trabajadores. Solo 10% de ellos reciben el 48,9%, de las remuneraciones globales, mientras que quienes perciben salario más bajo les corresponde el 6,4% de las retribuciones mundiales.

A este dato se agrega que 20% de los asalariados con remuneraciones más bajas, unos 650 millones de personas, cobran una cantidad por debajo de 1% mundial de los ingresos laborales.

Así, el Conjunto de datos relativo a la proporción del ingreso laboral y su distribución, elaborado por el departamento de estadística de la incluye 2 nuevos indicadores para evaluar las tendencias en el mundo del trabajo nacional, regional y mundial.

Uno de ellos ofrece por primera vez cifras comparables a escala internacional del porcentaje del PIB que va a parar a los trabajadores en lugar del capital, a través de salarios y rentas. El segundo analiza la distribución de los ingresos laborales.

Los resultados muestran que, a nivel mundial, la media de ingresos nacionales destinada a los trabajadores disminuyó del 53,7% en 2004 al 51,4% en 2017.

De igual forma, si se examina la distribución del salario promedio entre países, se observa que la proporción destinada a la clase media (el 60% de los trabajadores, disminuyó entre 2004 y 2017, del 44,8% al 43%. A su vez, la proporción que recibió el 20% de los asalariados mejor remunerados aumentó del 51,3% al 53,5%.

Este último grupo de personas vio como crecía su participación en al menos un punto porcentual de la remuneración nacional en países como Alemania, Indonesia, Italia, Pakistán, el Reino Unido y los Estados Unidos.

“Los datos demuestran que, en términos relativos, el aumento de los salarios laborales más altos va asociado con pérdidas para todos los demás, ya que tanto los trabajadores de clase media como los de ingresos más bajos ven disminuir su participación en los ingresos”, dijo Steven Kapsos, el jefe de la Unidad de Producción y Análisis de Datos de la OIT.

Por otra parte, los países más pobres tienden a registrar niveles más altos de desigualdad salarial. En el África subsahariana, el 50% los trabajadores más pobres perciben sólo el 3,3% de los ingresos laborales, mientras que en la Unión Europea el mismo grupo recibe el 22,9%.

El economista del departamento de Estadística de la OIT, Roger Gomis, destacó que “la mayoría de la fuerza laboral mundial subsiste con un salario notablemente bajo, e incluso para muchos de ellos tener un trabajo no implica disponer de los medios suficientes para vivir. A nivel mundial, el salario medio de los trabajadores en la mitad inferior de la distribución de ingresos es de 198 dólares mensuales, y el 10% más pobre tendría que trabajar 3 siglos para ganar lo mismo que gana el 10% más rico en un año”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here