El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, dispuso toque de queda” y militarización del Distrito Metropolitano de Quito y sus alrededores, en medio de fuertes protestas principalmente de indígenas contra el ‘paquetazo’ económico en la capital ecuatoriana.

La medida entró en vigor desde las 3 de la tarde del sábado y fue anunciado con apenas 38 minutos de anticipación cuando miles de personas permanecían en las calles de la capital

Según el presidente, la medida “facilitará la actuación de la fuerza pública frente a los intolerables desmanes de violencia”., y en un mensaje por radio y televisión expresó que “vamos a restablecer el orden en todo Ecuador”.

Por su parte, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de Ecuador extendió 24 horas la restricción de movilidad en todo el país, según han informado los militares ecuatorianos.

La medida rige a partir de las 15:00 de este sábado y se mantendrá en efecto durante los próximos 30 días de estado de excepción, en los que los uniformados estarán facultados para aplicar medidas de control a cualquier hora del día.

Previo a esta decisión, la restricción de circulación abarcaba el horario de 20:00 a 05:00.

Según los militares, la medida será aplicada “en áreas sensibles y de importancia estratégica” del país, y permite a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional efectuar acciones en espacios públicos que incluyen el registro de personas y vehículos.

Ante el toque de queda, la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia pidió al movimiento indígena que se resguarde en la Casa de la Cultura de Quito, que ya fue blanco de policía hasta la madrugada de este sábado, así como en los centros de acogida proporcionados en las universidades.

Tras la entrada en rigor de la medida, las manifestaciones no cesaron en la capital ecuatoriana y la Defensoría del Pueblo de Ecuador exigió al Gobierno que cesen los operativos y ataques con armas en las inmediaciones de los centros de salud, universidades y lugares que sirvan de acogida durante las manifestaciones contra el ‘paquetazo’ económico.

En la revisión del Decreto Ejecutivo 884, mediante el cual Moreno declaró “estado de excepción” en todo el territorio, por un lapso de 60 días—, el defensor del Pueblo, Freddy Carrión Intriago, exigió a los ministros de Gobierno, María Paula Romo, y de Defensa, Oswaldo Jarrín, garantizar de manera permanente “la provisión y acceso a servicios básicos y medios de vida en los sitios referidos”.

“Cualquier acto contrario a esta obligación se considerará trato cruel e inhumano”, advirtió el defensor Carrión en un oficio dirigido a los ministros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here