El presidente Donald Trump anunció que su administración comenzará a distribuir millones de pruebas rápidas de coronavirus a los estados en los próximos días, a escasas 5 semanas para las elecciones presidenciales de noviembre.

Esta campaña para expandir las pruebas diagnósticas en Estados Unidos también se registra a unas horas del debate con el demócrata Joe Biden  mientras los casos nuevos de coronavirus siguen creciendo en un promedio de 40 mil diarios, y la posibilidad de que aumenten aún más por la temporada de frío del fin de año.

Trump llamó a los gobernadores a utilizarlas para reabrir las escuelas para estudiantes desde kínder hasta 12do grado, estas pruebas se enviarán a los estados de acuerdo con su población y se usarán como los gobernadores consideren oportuno.

Se enviarán 6,5 millones de pruebas esta semana y se distribuirán 100 millones de pruebas a los estados durante las próximas semanas, y Washington busca que se apliquen en las escuelas porque cree que es importante para el desarrollo físico, social y emocional de los estudiantes estar de regreso en las aulas.

Las pruebas de Abbott Laboratories permitirían que los padres sepan si su hijo asintomático tiene coronavirus y la prueba rápida del tamaño de una tarjeta de crédito, es la primera que no requiere equipo de computación especializado para su procesamiento, dando resultados en 15 minutos.

Las pruebas rápidas se consideran esenciales para reactivar la economía estadounidense. Pero su uso ha estado plagado de problemas desde los primeros días del brote.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here