La producción mundial de cocaína marcó un nuevo récord en 2017, superando por un 25% el anterior de 2016, gracias a un fuerte incremento registrado en Colombia, de acuerdo con el informe anual la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito.

“Por supuesto se trata de una mala noticia. Es una mala noticia para los países productores. Lo que está pasando en Colombia es preocupante”, dijo en Viena, sede del organismo, Angela Me, jefa de investigación de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

El informe afirma que el salto en la producción “estuvo mayormente liderado por el incremento de la elaboración de cocaína en Colombia, que produce cerca del 70% de la cocaína mundial”.

A pesar de los esfuerzos por alejar a las comunidades rurales del cultivo de coca luego del acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC, plantaciones en lugares remotos y nuevas bandas criminales empujaron la producción en el principal productor mundial.

Durante la década 2008- 2017, se registró un aumento del 50% en la producción, alcanzando un récord de 1.976 toneladas dos años atrás, según el informe, que se basa en las cifras de los sistemas nacionales de monitoreo.

En el mismo periodo de 10 años, la cantidad de cocaína incautada a nivel mundial subió un 74%.

En 2017 unos 271 millones de personas -el 5,5 % de la población mundial de 15 a 64 años- consumió drogas, cifra similar a la del año anterior, pero un 30% mayor a la de 2009.

De esos consumidores, los más problemáticos son los que tienen graves problemas de drogodependencia, que pasan de 30,5 a 35 millones debido a los nuevos datos aportados por la India y Nigeria.

La droga más popular es el cannabis, con unos 188 millones de consumidores, pero las más letales son los opioides, causantes de dos tercios de las muertes atribuidas al consumo de estupefacientes.

El informe destaca que la prevención y el tratamiento siguen fallando en muchas partes del mundo y sólo una de cada 7 personas con problemas graves de adicción recibe tratamiento.

 La crisis de opioides en Estados Unidos y Canadá por el abuso de analgésicos sintéticos como el fentanilo, 50 veces más potente que la heroína, vuelve a centrar la atención de los expertos de la ONU. Se estima que un 4% de todos los norteamericanos adultos consumieron algún tipo de opioide al menos una vez en 2017.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here