A propósito del Día Mundial del Huevo que se conmemora este 11 de octubre, Ezequiel Sánchez Ramírez, académico del Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Producción Avícola, refirió que los mexicanos comemos aproximadamente un huevo al día, lo que equivale a 22.3 kilos per cápita al año; somos el país consumidor número uno.

Perteneciente a la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, el centro se ubica en la alcaldía de Tláhuac y es la “gallina de los huevos de oro” de la Universidad. Las aves de esta granja universitaria son alimentadas con ingredientes de alta calidad: sorgo, maíz, pasta de soya y proteína altamente digestible.

En el Centro se cuenta con la asesoría de Ernesto Ávila, uno de los mejores nutriólogos especializados de México y América Latina, y Sánchez Ramírez explica que “tenemos animales sanos, por arriba del estándar,  sus huevos son frescos, no se disocian algunas proteínas como la lisozima, y la clara no se hace líquida”.

Además, en el Centro se investiga, se forma a médicos veterinarios zootecnistas y a especialistas calificados con un enfoque práctico; se ponen en marcha modelos técnicos, científicos y financieros para solucionar problemas relacionados con la avicultura y cunicultura nacionales.

Tiene una afluencia anual aproximada de 3 mil estudiantes y se imparten materias especializadas y los alumnos pueden ver cómo viven las gallinas, su estado de salud y comportamiento, así como todo lo relacionado con el huevo.

Sánchez Ramírez explicó que “Ahí se crían y producen 2 variedades de gallinas ponedoras: las ligeras, de huevo blanco, y las semipesadas, que proporcionan huevo café, mejor conocido como rojo”.

Explica también que “estas aves tienen líneas genéticas de origen alemán, y otras de los Países Bajos, que se incuban en México. La crianza dura 20 semanas, y después de ese tiempo empiezan a producir durante 52 semanas, aproximadamente. Contamos con 4 mil gallinas para huevo blanco y 3 mil para rojo. La producción puede considerarse alta pero es modesta contra empresas avícolas”.

Cada gallina produce, en promedio, alrededor de 330 huevos al año, y la cifra comienza a bajar a las 72 semanas de vida. En promedio cada gallina produce una caja de huevo al año en 52 semanas de producción; es decir, un ave de estas líneas genéticas pone un huevo cada 26 horas.

Finalmente, el universitario detalló que el huevo es un producto perecedero y no debe almacenarse por largo tiempo porque “tiene un sistema de poros que en ocasiones puede hacer que se evapore y se pierda un gramo de su contenido por día”.

En el mundo, más de 7 mil millones de gallinas se crían al año y México ocupa el 4to lugar en producción de huevo a nivel global, con 156 millones de gallinas ponedoras.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here