El destructor HMS Duncan, de la Marina de Reino Unido llegó al golfo Pérsico para acompañar a la fragata HMS Montrose en lo que aseguran, es un operativo de protección y escolta de barcos británicos que atraviesen el estrecho de Ormuz.

Según el ministerio de Defensa, con este buque de guerra, un destructor tipo 45, se incrementa la presencia británica en el golfo, luego de que fuese detenido por parte de la Guardia Revolucionaria iraní del petrolero de propiedad sueca pero de bandera británica Stena Impero, con 23 tripulantes a bordo el pasado 19 de julio.

El titular de Defensa, Ben Wallace, dijo que “la libertad de navegación en el estrecho de Ormuz es vital no solo para Reino Unido, sino también para sus socios y aliados internacionales, asegurando que Reino Unido seguirá tratando de hallar “una solución diplomática” que haga posible el tránsito “seguro” sin necesidad de escolta militar por el estrecho de Ormuz, vía clave en el transporte de petróleo y gas a nivel global.

El Gobierno británico ha aconsejado a las navieras que fleten sus barcos en convoy, a fin de atravesar de forma más segura el estrecho, y en momento en los que la captura del Stena Impero llevó al Gobierno británico a pedir la formación de una flota europea para la escolta de barcos en el golfo Pérsico.

El jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán, Ali Akbar Salehi, anunció el domingo que su país reanudará las actividades en el reactor nuclear de agua pesada Arak.

Salehi había asegurado el viernes que las labores internacionales sobre el rediseño de esa instalación “han acelerado el ritmo” tras una pausa. Bajo el acuerdo nuclear iraní de 2015, Teherán aceptó rediseñar su reactor de agua pesada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here