Las noticias al respecto siguen siendo preocupantes: y entre las consecuencias del calentamiento global, el deshielo de Groenlandia se produce a un ritmo 4 veces superior que en 2003 y el aumento en el nivel del mar que provoca podría afectar a ciudades como Nueva York y Miami.

Esto se advierte en una investigación que cita el portal EurekAlert, donde se explica que la reducción del volumen de los hielos groenlandeses genera preocupación entre los expertos sobre el cambio climático desde hace años.

Estudios anteriores se enfocaban en las regiones suroriental y noroccidental de esa isla de donde se desprenden trozos de icebergs que caen al mar y quedan a la deriva hasta derretirse. El nuevo estudio revela que el deshielo más importante, que tuvo lugar entre principios de 2003 y mediados de 2013, se produjo en una zona desprovista de glaciares en el suroeste de Groenlandia.

Los expertos hicieron el hallazgo tras analizar datos aportados por Experimento de Clima y Recuperación Gravitatoria, misión conjunta de la NASA y el Centro Aeroespacial de Alemania con el apoyo de estaciones de GPS distribuidas por el litoral de la isla para detectar cualquier cambio en la masa de hielo.

Michael Bevis, profesor de la Universidad de Ohio y autor principal del estudio, dijo que sabían que “teníamos un gran problema con el creciente ritmo de desprendimiento de hielo” de los grandes glaciares costeros, “ahora reconocemos un segundo problema”: enormes masas ubicadas tierra adentro se derriten de manera creciente durante el verano y se convierten en “ríos que fluyen hacia el mar”.

Agregó que la situación podría tener “serias implicaciones” para diferentes ciudades costeras particularmente vulnerables. “Lo único que podemos hacer es adaptarnos y mitigar el avance del calentamiento global”, dado que “ya es demasiado tarde para que no tenga ningún efecto”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here