Científicos del Centro de Investigación sobre Envejecimiento Humano Jean Mayer en la Universidad de Tufts aseguran que los adultos amantes de los refrescos corren el riesgo de desarrollar niveles anormales de colesterol y triglicéridos.

Los expertos llevaron a cabo un seguimiento de personas adultas que bebieron regularmente bebidas azucaradas durante más de 12 años.

El estudio, publicado en el Journal of the American Heart Association, menciona que “los resultados del estudio muestran que el consumo regular de bebidas azucaradas, como refrescos y bebidas de fruta, se asocia con cambios adversos en las concentraciones de lipoproteínas y una mayor incidencia de dislipidemias relacionadas con los triglicéridos y el colesterol de lipoproteínas de alta densidad”.

Según los investigadores, la dislipidemia, a su vez, puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, por lo que los científicos recomiendan limitar la ingesta de bebidas azucaradas.

Precisan que “los patrones dietéticos bajos en bebidas endulzadas con azúcar pueden contribuir a mantener perfiles favorables de lipoproteínas plasmáticas”.

Al mismo tiempo, el estudio mostró que el consumo de bebidas endulzadas con bajo contenido calórico y cantidades limitadas de jugo de fruta 100% no parecen influir negativamente en las concentraciones de lipoproteínas.

Otro experimento de científicos estadounidenses en 2018, había demostrado que el consumo excesivo de refrescos no solo causa obesidad, sino que aumenta el riesgo de graves trastornos en los riñones. En 2017, se hizo público un estudio censurado que mostraba que el alto consumo de azúcar y bebidas dulces puede causar ateroesclerosis y cáncer de vejiga.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here