Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia descifraron un petroglifo que data de hace unos 2 mil años, y determinaron que se trata de un “mapa-piedra” usado por habitantes prehispánicos de lo que ahora es el estado de Colima.

Los dibujos fueron grabados sobre una roca basáltica procedente del volcán Fuego de Colima, fue hallada en la localidad de Cofradía de Suchitlán, y los arqueólogos señalan que en el petroglifo se aprecian al menos 3 técnicas de grabado –pulido, picoteo y desgaste, para representar el paisaje orográfico y geográfico de la ladera sur del volcán.

La parte más alta de la roca está orientada hacia el volcán de Fuego y en la superficie principal del petroglifo se labraron pequeñas oquedades circulares, que representarían la ubicación de comunidades antiguas. En una de las superficies laterales de la roca, se aprecian líneas que aluden a la orografía de la región, abundante en veras hidrológicas y escurrimientos naturales.

“Sin duda, estas ‘piedras-mapa’ ayudaban a conocer y facilitar el manejo de los terrenos. Además, eran una forma de preservar el conocimiento de una generación a otra, en una época en la que no existía la escritura en el territorio que hoy es Colima”, dijo Rafael Platas Ruiz, arqueólogo del INAH.

El investigador afirma que los diseños y técnicas de tallado presentes en el petroglifo se asocian con la cultura de las tumbas de tiro, fechada entre los años 200 a.C. y 200 d.C., es decir, en el intermedio de los periodos Preclásico Tardío y Clásico Temprano. (RT)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here