El hospital universitario francés de Reims inició este lunes el proceso para dejar morir a Vincent Lambert, quien es mantenido en estado vegetativo desde 2008 cuando sufrió un accidente en 2008, situación que ha puesto a la familia de esta persona en la disyuntiva de mantenerlo con vida o dejarlo descansar para siempre.

Una vocera del nosocomio dijo que la política del hospital es no dar detalles públicamente sobre casos particulares por razones de confidencialidad, aunque, pese a ello, trascendió que el médico Vincent Sánchez, que encabeza el equipo que ha tratado el caso en Reims, dijo el pasado 11 de mayo que empezaría a aplicar el proceso de desconexión esta semana y que podría tomar varios días.

La madre de Lambert, dijo ante el canal “BFMTV” que se enteró con un correo electrónico esta mañana que “están matándolo sin decirlo. Son unos monstruos”, mientras que el abogado de la familia, Jean Paillot, calificó de “inhumano” el modo de comunicarlo, por lo que acudirá a un Tribunal de Apelación de París porque la decisión del equipo médico “no es definitiva”.

El equipo facultativo decidió poner fin a lo que considera un “ensañamiento terapéutico”, tras casi 11 años de tratamientos, y los padres de Vincent, católicos conservadores, recurrieron al Consejo de Estado, el cual se pronunció a favor de los médicos, además del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que también dio la razón a los especialistas del hospital de Reims.

No obstante, el Comité Internacional de los Derechos de Personas Discapacitadas de la ONU pidió que se mantengan los cuidados a Vincent, que tiene 42 años de edad  y que lleva en estado vegetativo más de 10, aunque no necesita respiración artificial.

Padres y hermanos se niegan a desconectar a Vincent, , pero su esposa, Rachel, y un sobrino, están en favor de que los médicos pongan fin a los tratamientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here