El Partido Acción Nacional envió una carta al secretario general de la Organización de los Estados Americanos en la que denuncia lo que a su juicio fueron irregularidades en la elección de Rosario Piedra Ibarra como nueva titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos

En la misiva, el PAN relata que promovió desde el gobierno federal en 2011 la reforma constitucional que consagra un enfoque garantista en las instituciones del Estado mexicano, y que entre esas esas instituciones está la CNDH, que busca promover y proteger el ejercicio de las libertades fundamentales en México.

Dicen los panistas que la Comisión tiene la facultad de presentar acciones de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia cuando considere que alguna ley federal o local lesiona los derechos humanos, y que esto toma relevancia de cara al proceso de renovación del titular de la CNDH.

Asegura Acción Nacional que dicho proceso estuvo marcado por el fraude y las irregularidades en su etapa final, toda vez que la Constitución mexicana establece que para ser electo titular de este importante órgano se requiere el voto de al menos dos terceras partes de los senadores presentes en la sesión respectiva.

Los blanquiazules mencionan que el 7 de noviembre la regla fue violada, toda vez que 76 senadores de los 116 presentes emitieron su voto a favor de la señora Rosario Piedra Ibarra, con lo cual NO se cumple la mayoría calificada requerida.

Aseguran que a la hora del conteo de votos, 2 de ellos desparecieron a fin de que pudieran alcanzarse las dos terceras partes de la votación, y afirman que si se revisa el video de la sesión, es posible observar que fueron depositados 116 votos correspondientes al mismo número de senadores presentes, lo que significa que la mayoría calificada de las dos terceras partes es de 78 votos y no 76

En su carta al titular de la OEA, Luis Almagro, los panistas señalan que preocupa que el grupo mayoritario en el Senado permita irregularidades de este tipo en la elección de una figura trascendental para la vida democrática de México, y que lo haga para beneficiar a una persona que es cercana al presidente de la República, militante de su partido y que fue candidata a diputada federal en el proceso electoral de 2018.

Añaden que la cerrazón del partido y su decisión de no reponer el proceso, además de violar  la  Constitución,  pone  en  riesgo  la  credibilidad  y  la  autonomía  de  la institución  encargada  de  velar  por  los  derechos  humanos  de  los  mexicanos  y defenderlos, por lo que le envían a Almagro la misiva para externarle la preocupación del PAN por lo que a su juicio es el secuestro de una institución tan importante como la CNDH y la repercusión  de  este  hecho  en  la  promoción,  protección  y  defensa  de  los  derechos humanos en México.

foto  Consejo de la OEA/archivo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here