La Organización no Gubernamental  Médicos sin Fronteras denunció que  autoridades mexicanas impidieron varios días a sus integrantes acceder a una fábrica abandonada de Piedras Negras donde estaban refugiados unos 1.700 inmigrantes centroamericanos.

De acuerdo con MSF, los refugiados, fueron “rodeados por la Policía y militares y se les prohibió salir de las instalaciones” antes de iniciar su traslado a “ciudades fronterizas inseguras en México, donde los migrantes a menudo son atacados y son extremadamente vulnerables al crimen y la violencia”.

Sergio Martín, coordinador de programas de la ONG, expresó que “la forma en que las autoridades mexicanas han tratado a los migrantes en Piedras Negras es inaceptable. Más de 1.700 personas han sido retenidas contra su voluntad en una fábrica abandonada, rodeadas de policías y soldados mexicanos, confinadas como si fueran delincuentes”,

Menciona que cientos de migrantes protestaron esta semana en esa población del estado de Coahuila por la atención tardía en su solicitud para obtener asilo o una tarjeta humanitaria de parte del Instituto Nacional de Migración, con la que le sería posible permanecer y trabajar legalmente en México durante un año.

Estamos tratando con personas vulnerables, que han viajado en un grupo grande para evitar la violencia que se puede encontrar a lo largo de la ruta. Al verse obligados a permanecer detenidos en el norte de México, han encontrado otro tipo de violencia”, agregó MSF.  (con información de MSF y Europa Press)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here