La polémica en torno a si los teléfonos celulares derivan en daños a la salud es un asunto que nunca termina, y ahora se asegura que un grupo de personas presentó una demanda colectiva contra Apple y Samsung en California afirmando que los teléfonos móviles de esas compañías no cumplen estándares de radiación máxima.

La denuncia explica que los móviles de esas empresas exponen a los usuarios a emisiones de radiofrecuencia “en algunos casos un 500%”, por encima de los límites impuestos por la Comisión Federal de Comunicaciones.

Los demandantes citan publicaciones científicas recientes sobre el tema y apuntan que estas emisiones provocan mayor riesgo de cáncer y otros efectos nocivos como daños genéticos, cambios en el sistema reproductivo y trastornos neurológicos.

Aunque ninguno de los demandantes ha sufrido alguna enfermedad o problema de salud por el uso de estos teléfonos, buscan retribución de parte de esas empresas por posibles delitos de negligencia, incumplimiento de garantía, fraude al consumidor y enriquecimiento injusto.

El incumplimiento citado en la querella es fruto de una investigación de laboratorio encargada por el diario Chicago Tribune, en la que se midió un indicador de radiación denominado tasa de absorción específica medido en watts por kilogramo, de aparatos recién comprados de modelos del iPhone 8, iPhone X, y el Galaxy S8.

La Comisión Federal de Comunicaciones señala que ningún teléfono vendido en Estados Unidos puede exceder los 1,6 watts por kilogramo, pero su regulación permite medir esta tasa a hasta 25 milímetros del aparato. La nueva investigación incluyó mediciones a 10 milímetros, 5 milímetros y a 2 milímetros, distancia que podría haber entre la pierna de un usuario y el teléfono en su bolsillo.

Los modelos de Samsung y Apple examinados a 2 milímetros presentaron mediciones por encima del límite permitido, entre ellos varios iPhone 7 puestos a prueba que incumplieron a los 5 milímetros, distancia a la que esa última compañía prueba la radiación de sus productos.

Apple dice que usa un método de medición diferente al de la investigación, y tanto esa como otras compañías subrayan que ninguna organización importante de salud pública ha podido vincular el uso del teléfono celular con el cáncer u otras dolencias graves.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here