El castillo de Marienburg es la sede de la casa real de Hannover desde mediados del siglo XIX y ha sido el escenario de los momentos más memorables de esta dinastía alemana que se remonta a la aristocracia medieval. Hoy día, el príncipe Ernesto Augusto, jefe de la casa real de Hannover demandó a su hijo porque vendió uno de sus castillos más importantes al Estado por un euro…sí un euro.

La decisión de Ernesto Augusto Jr de vender el castillo, se debe a razones económicas, pues el castillo requería renovaciones estimadas en más de 32 millones de dólares y costaba un dineral mantenerlo abierto a 200 mil visitantes cada año.

En los documentos judiciales, el príncipe alegó que su hijo, que heredó la propiedad, actuó “a sus espaldas” al vender el castillo al Estado. Se trata del castillo de Marienburg y la finca de Calenberg transferidos al hijo como herencia en vida hace más de una década 2000.

En 2018, el joven de 37 años, anunció que vendería el castillo al Estado por un precio simbólico, pero ahora, en los documentos judiciales presentados en Hannover, el príncipe Ernesto busca recuperar las propiedades y acusa a su hijo de “violar gravemente los derechos, bienes e intereses de su padre”.

También lo responsabiliza de apropiarse ilegalmente de algunos cuadros, esculturas y carruajes antiguos de la familia, de la biblioteca y museo. El príncipe Ernesto dice que fue aislado económicamente de su familia y que vive en un “albergue forestal” austriaco sin ayuda, a pesar de estar enfermo.

El joven heredero descalificó las reclamaciones de su padre , y dijo al diario Der Spiegel que “todos los argumentos de esta demanda han sido refutados en un acuerdo extrajudicial”, por lo que “estamos tranquilos ante cualquier disputa en los tribunales”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here