En medio de las señales cada vez más preocupantes en torno a la futura vacuna contra el coronavirus y el acceso a la misma, el papa Francisco pidió que la vacuna sea universal y no solo esté al alcance de los países más ricos para que todos.

Solo de esa manera los pobres tendrán la posibilidad de curarse de esta pandemia.

Durante una audiencia con miembros de la fundación italiana Banco Farmacéutico, el pontífice dijo que “la reciente experiencia de la pandemia, además de una gran emergencia sanitaria en la que ya han muerto casi un millón de personas, se está convirtiendo en una grave crisis económica, que genera pobres y familias que no saben cómo salir adelante”

De acuerdo con Francisco, “sería triste si en la entrega de la vacuna se diera prioridad a los más ricos o si pasara a ser propiedad de esta o aquella nación y no fuera para todos. Debe ser universal”.

El obispo de Roma lamentó que haya “poblaciones del mundo” que “no tienen acceso a determinados fármacos” y dijo que “a nivel ético, si existe la posibilidad de tratar una enfermedad con un fármaco, este debe estar al alcance de todos, de lo contrario se crea una injusticia”.

De igual forma, justificó que “las empresas farmacéuticas pueden contribuir generosamente a una distribución más equitativa de los medicamentos” y los gobernantes “a través de opciones legislativas y financieras, están llamados a construir un mundo más justo, en el que los pobres no sean abandonados o, peor aún, descartados”.

Naciones como Estados Unidos y reino Unido, están haciendo uso de su poder económico para “apartar” con las farmacéuticas, millones de dosis de la futura vacuna, lo que dejaría en un principio a millones de personas en países de escasos recursos, con pocas posibilidades de acceder al fármaco.   

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here