Un hombre decidió entablar demanda contra el casino canadiense de Caesars Windsor en Ontario, ya que, dice, le permitió apostar a pesar de sus antecedentes como jugador compulsivo, y exige que le devuelvan los 260 mil dólares estadounidenses que perdió.

Según medios locales, el sujeto de nombre Tarwinder Shokar, interpuso denuncia contra el establecimiento y la Corporación de Lotería y Juegos de Ontario, encargada de administrar y supervisar las operaciones de ese casino.

Esta persona exige 500 mil dólares por daños punitivos, y lo que hace aún más extraño el caso, es que el hecho sucedió hace 6 años, pero apenas llegó a los tribunales recientemente y su juicio tendría lugar en 2020.

El denunciante asegura que personal del Caesars Windsor hizo todo lo posible para que continuara apostando durante las 2 visitas que realizó en octubre de 2013, incluido servirle alcohol en exceso para inducirle a jugar.

Iain MacKinnon, abogado defensor de Shokar, considera que su cliente era “mentalmente incompetente” en ese momento debido a que el casino, la OLG o ambas “deberían haber sabido” que se trataba de “un jugador compulsivo” y, por lo tanto, el local se enriqueció de manera injusta.

En cambio, los acusados señalan que “cualquier pérdida” que sufriera el damnificado “no es recuperable por ley” y explicaron que cada vez que realizó hizo una apuesta eligió su dinero con pleno conocimiento de los riesgos asociados.

En una ocasión, Tarwinder Shokar estaba tan desesperado tras salir de otro casino con pérdidas que se arrojó frente a un camión para suicidarse, aunque recibió un pago de su seguro de salud por las heridas graves que sufrió. Este hombre ya había sido expulsado de otros establecimientos de juego por su conducta disruptiva.

foto ilustrativa

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here